Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Search
viernes 18 enero 2019
  • :
  • :

Extorsión: móvil del asesinato del periodista nayarita Alejandro Márquez Jiménez “El Guama”

Extorsión: móvil del asesinato del periodista nayarita Alejandro Márquez Jiménez “El Guama”

Un video donde se señalaba presuntos actos de corrupción entre la directora de Tránsito Estatal, Patricia Marisela Betancourt Zepeda y el Jefe del Area de Informática de la dependencia, el restaurantero Santos Román Sánchez Muñoz, fue el causante del crimen.

Tras el asesinato del comunicador, la ex funcionaria le autorizó vacaciones al homicida de sus dos periodos del año (todo diciembre) y a su regreso en Enero, llegó solo para hacer la entrega-recepción de su cargo; ahí fue detenido el criminal; Fiscalia deja entre ver que Paty, sabía lo que iba a pasar.

A continuación te narro la historia completa de este caso que conmocionó a la sociedad nayarita.

 

Por: Alejandro Almanza Aguilar

 

Tepic, Nayarit.- Un video subido a la página de Facebook denominada “Blog del Narco Nayarit”, fue suficiente para que causara el enojo y la molestia del empresario restaurantero de “Mister Camarón”, Santos Román Sánchez Muñoz, quien además se desempeñaba como Jefe del Area de Informática de la Dirección de Tránsito y Transportes del Gobierno del Estado de Nayarit, y cuyo mando inmediato era la licenciada Patricia Marisela Betancourt Zepeda, una ex agente del Ministerio Público del fuero común en los tiempos de Ney González y Roberto Sandoval.

La Extorsión –se dijo- fue el móvil del asesinato del periodista nayarita Alejandro Márquez Jiménez “El Guama”, y el crimen lo planeó y cometió precisamente Santos Román Sánchez Muñoz, llevando como cómplices a tres de sus subalternos, entre ellos a su más cercano de nombre Luis Alberto Hernández Hernández, César y “El Chino”.

En la audiencia judicial, la Fiscalia deja entrever que del caso estaba perfectamente enterada la licenciada Patricia Betancourt Zepeda, pues Santos Román conocido como “Mr Camarón”, les dijo a sus acompañantes que él y Paty “ya habían platicado y tomado una decisión” en torno a qué hacer con el periodista, que de entrada se dijo, se trataba solo de ponerle un susto y que para ello los subalternos acompañarían a Santos Román únicamente con la finalidad de “ayudarlo”, en caso de que Jesús Alejandro Márquez Jiménez se le “pusiera pendejo”.

Así pues todos juntos se retiraron de la dirección de Tránsito del Estado aquella tarde del 30 de Noviembre de 2018, y se dirigieron a la casa de Santos Román para cambiar de vehículo, de una Ford Lobo de color negra de modelo reciente, por una Jeep Cherokee de color blanca; antes, en el camino, Román o Mr Camarón, les mostró a sus subalternos un video publicado ese día 30, a la 1 de la tarde, en la página Blog del Narco Nayarit, en donde hacían que él y su jefa Paty Betancourt, eran los artífices de hechos de corrupción.

Una vez que cambiaron de carro, Santos Román Sánchez Muñoz, les dijo a Luis, Chino y a César, que citaría al periodista Alejandro Márquez, y le llamó a su celular, mencionándole que necesitaba hablar con él, ya que deseaba le imprimiera unos volantes para su negocio, y que lo esperaba por el bulevar Luis Donaldo Colosio, pasando la calle Guadalajara, justo en la zona de estacionamiento del lugar conocido como El Coliseo; Alejandro salió de su casa tras comer con su familia, y a bordo de su vieja motocicleta se dirigió rumbo a la cita.

El Guamas, como se le conocía en el mundo periodístico a Jesús Alejandro Márquez Jiménez, decidió llamarle a quien le imprimía sus trabajos, a Daniel Guardado, sobrino del Director de Diario Critica, Lenin Guardado, y de igual forma lo citó en la misma zona para hacerle entregada de una memoria usb (que según le entregaría Santos Román) con el diseño publicitario del restaurante Mister Camarón, y así Daniel Guardado se dirigió a la cita a bordo de su automóvil compacto.

Pasaban las 5 de la tarde del 30 de Noviembre, cuando Santos Román y Alejandro Márquez se vieron las caras al exterior del lugar conocido como El Coliseo, ahí dialogaron unos minutos, y el restaurantero le dijo al periodista que porque no se subía a la camioneta para dar una vuelta y poder platicar, a lo que Guamas aceptó, y se subió a la unidad, quedando en medio de los asientos traseros, solo custodiado en cada lado por César y Luis; adelante de la unidad se subió Daniel Guardado, quedando entre Santos Román y El Chino, y así juntos, tomaron el bulevar Colosio rumbo a la avenida Tecnológico, para tomar hacia Pantanal.

En el camino Santos Román le reclamó a Jesús Alejandro el porqué había subido ese video donde aparecía él y Paty, si ya le había dado 30 mil pesos en efectivo como pago de esa extorsión y que aún quería más dinero, y entonces le dio algunos golpes en la cabeza al comunicador, usando Román su codo, al tiempo que El Guama le decía al restaurantero que lo disculpara, que ya no lo volvería a hacer, y entonces César y Luis registraron las ropas de Alejandro y le sacaron su teléfono celular, y le encontraron el famoso video. Eso encendió más el coraje de Santos Román, quien para entonces circulaban por la carretera a Pantanal, pero al llegar Al Dorado, agarraron la brecha, a unos 500 metros detuvieron la marcha de la Jeep, bajándose Santos Román, Luis y Jesús Alejandro, a quien internaron en unos cañaverales, y ahí le pidió Román al Guama que se hincara, y tras ello le disparó en dos ocasiones en la cabeza, con una pistola calibre .9mm, la cual el homicida había sacado de su casa oculta en un estuche de color negro.

Tras el asesinato del comunicador, Santos Román ordenó que bajaran de la camioneta al morro para matarlo, pero Daniel Guardado comenzó a llorar, y se aferró del parabrisas del cristal trasero de la camioneta, y suplicaba por su vida, “Yo solo quiero estudiar, no tengo nada que ver en esto, solo me llamó Guama para darme una memoria para imprimirle unos trabajos”… y Santos Román le perdonó la vida. “Como sé que nos vas a denunciarme?”, le dijo el restaurantero, y el chamaco le contestó que él no quería problemas, y así cayó el crimen por temor unos días.

Una vez ejecutado Jesús Alejandro, Luis Hernández habría llamado por celular a la Directora de Tránsito, Patricia Marisela Betancourt, para informarle “Jefa ya quedó, vámos a la casa”; sin embargo no se deja en claro si el mensaje era en el sentido que habían cumplido su indicación de matar al periodista, o si habían cumplido sus obligaciones como servidores públicos al dejar pendiente un trabajo en el área de licencias e informática por el cual habían dejando sin hacer tras salirse a comer a las 4 de la tarde del día 30 de Noviembre de 2019. Esto aún no ha quedado nada claro.

La ex funcionaria tres días después del crimen de Alejandro Márquez, le autorizó vacaciones al homicida de sus dos periodos del año (todo diciembre) regresando en Enero, Santos Román, el cual llegó solo para hacer la entrega-recepción de su cargo entre el 7 y 8 de enero, pero ahí fue detenido por las autoridades, quienes le seguían para entonces los pasos.

El celular de Jesús Alejandro Márquez Jiménez fue clave para el esclarecimiento del crimen, pues el aparato le fue quitado por sus asesinos, y uno de ellos, Luis, se lo llevó a su casa, y el equipo le gustó “Por bonito” a su esposa Miriam Villarreal, quien le puso un chip y realizó varias llamadas a sus familiares e incluso a su esposo Luis, entre los días 2 y 3 de Diciembre; ahí le brotó a Telcel el registro y de ello se informó a la Fiscalia General, entregando además una sábana con la lista de llamadas hechas y recibidas, así como los mensajes realizados.

Los agentes dieron con la ubicación del celular, y a Miriam no le quedó más que entregarlo y decir que el equipo lo había llevado su esposo, y que le dijo que se lo había encontrado.

El celular al ser revisado por las autoridades, pudieron saber que el día del asesinato de Alejandro Márquez, éste había recibido llamadas telefónicas de su ejecutor, Santos Román, y que minutos más tarde de eso, se perdió toda comunicación con el periodista, centrando la Fiscalia la indagatoria en contra de éste.

Al ser interrogado Santos Román, éste confeso que ese día iba acompañado de Luis Hernández, por lo cual las autoridades les pidieron sus equipos de celular para revisar llamadas y mensajes y brotó que habían tenido comunicación con el periodista, pero no solo eso. Las antenas de Telcel ubicadas en Pantanal, San Cayetano y La Labor, marcaban a la misma hora y ubicación, el posicionamiento de Román, Luis y Jesús Alejandro. El caso se iba aclarando.

Ya en la Fiscalia los implicados confesaron su delito, pero echaron de cabeza a su jefa inmediata, a la titular de Tránsito del Estado, Patricia Betancour Zepeda, de quien dijeron “sabía” lo que iban a hacer, pues estaba molesta por el video donde se les había exhibido.

Varios testigos fueron clave. Dos de ellos empleados de la misma Fiscalia General asignados a la Policía Cibernética, a quienes Paty Betancourt les pidió de “favor” le ayudarán a “bajar” de las redes sociales el video. Pero no pudieron hacerlo, y uno de los muchachos de Fiscalia de nombre Memo, contacto a la gente de Jesús Alejandro Márquez para “negociar” que bajaran ese video, sin embargo no llegaron a ningún acuerdo, y el de informática de fiscalía no le quedó de otra que “reportar” el video, sin embargo no tuvo efecto.

Ayer jueves por la noche, cerca de las 10:00, concluyó la primer audiencia judicial de este caso, misma que lleva por número de expediente 28/2019 y cuyo asunto lo tiene el Juez de Control Guillermo Agustín Romero Ríos, quien de entrada inició con la formulación de imputación de parte de Fiscalia, y posteriormente la vinculación a proceso de los indiciados. Antes, a las 3 de la tarde, se habría suspendido la audiencia debido a que Fiscalia no había “corrido” el expediente a la defensa y se pidió un receso de 3 horas, reiniciándose el juicio a las 6 de la tarde.

Al término de los alegatos, Fiscalia solicitó al Juez de Control como medida cautelar la prisión oficiosa preventiva en contra de los inculpados, y así se autorizó, por lo cual los tres fueron ingresados al CERESO Venustiano Carranza de Tepic.

Cabe mencionar que los inculpados se reservaron el derecho a declarar y solicitaron la ampliación de término constitucional, mismo que les fue concedido, y con ello la audiencia se reiniciará el martes 15 de Enero a las 09:30 de la mañana.

Finalmente trascendió que Santos Román Sánchez Muñoz es acusado como el presunto autor material del homicidio de Jesús Alejandro Márquez Jiménez, mientras que Luis Alberto Hernández Hernández como co-participe del mismo, en tanto que Patricia Marisela Betancourt Zepeda es señalada por el delito de encubrimiento.

La moneda sigue pues en el aire…




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *